22 OctLos Idiomas y el Cerebro - Bilingüismo y Multilingüismo

Bilingüismo y Multilingüismo

A medida que Europa se mueve hacia la internacionalización, la barrera del idioma parece mayor que nunca.

 

El hecho de vivir dentro de un sistema globalizado, nos obliga a plantearnos muy seriamente abordar de forma inmediata el aprendizaje de nuevos idiomas distintos al nuestro.

 

Ventajas del Multilingüismo

 

Según la revista “Brain, a Journal of Neurology”, el multilingüismo plantea desafíos especiales para el cerebro humano: ¿Cómo puede el cerebro establecer circuitos que normalmente manejan una sola fonología, léxico y sintaxis adaptarse al almacenamiento de múltiples sistemas de lenguaje? Es decir, ¿cómo hacen los bilingües evitar mezclar los dos conjuntos de reglas?

 

Por lo visto, la coexistencia de varios idiomas en el mismo cerebro sugiere que deben existir mecanismos sofisticados de segregación y la coordinación para evitar la diafonía.

 

Según estudios de Price y colaboradores, en el aprendizaje y manejo de un segundo idioma, se hace necesaria una mayor coordinación de las operaciones mentales esto supone una mayor plasticidad cerebral.

 

Por otra parte, una investigación realizada por la Universidad de Edimburgo entre 2008 y 2010, centró su atención en ver cómo las habilidades cognitivas de 211 individuos habían cambiado cuando fueron evaluados tras el aprendizaje de un segundo idioma. De ese grupo, 195 aprendieron un segundo idioma antes de la edad de 18 años, y 65 aprendieron que después de ese tiempo.

 

Una de la conclusiones a la que llegó uno de los doctores implicados en el estudio, el Dr. Thomas Bak del Centro para el Envejecimiento Cognitivo y Epidemiología Cognitiva de la Universidad de Edimburgo, fue que los que hablaban dos o más idiomas tenían significativamente mejores habilidades cognitivas de lo esperado y que los efectos más potentes se observaban en la inteligencia general y la lectura.

 

Este estudio demuestra que el bilingüismo, incluso cuando se adquiere en la edad adulta, puede beneficiar el retraso del envejecimiento del cerebro.

 

Finalmente otra condición determinante que afecta al cerebro a la ahora de aprender un nuevo idioma es el entorno y el tiempo dedicado al aprendizaje. Varios estudios demuestran que aprender un idioma en el extranjero durante un tiempo prolongado fortalece las conexiones cerebrales que serán más difíciles de romper aunque se deje de hablar el idioma elegido.

 

¿Y qué ocurre en los niños?

 

Los neurocientíficos nos dicen que un bebé nace con millones de células cerebrales, todo lo que él o ella nunca van a necesitar. Las nuevas tecnologías nos han permitido ver que hay diferencias físicas en el cerebro de un niño que ha sido estimulado adecuadamente, frente a uno que ha sufrido la falta de estimulación. Las conexiones que no son estimuladas por repetidas experiencias se atrofian o bien se desvanecen.

 

Sabemos que la reorganización de las conexiones entre las células del cerebro después del nacimiento está muy afectada por las experiencias proporcionadas por el entorno del niño. Los padres juegan un papel inestimable en la influencia cognitiva, lenguaje del niño, el motor, y el desarrollo social y emocional.

 

En estudios de la Universidad de Montreal se ha visto claramente cómo se produce un aumento de la materia blanca - la vaina grasa que aísla los nervios y mejora su capacidad de comunicación - de los niños bilingües, esto sugiere una más densa capacidad de emitir y recibir señales cerebrales así como una mayor complejidad de las funciones de las áreas dedicadas al desarrollo del lenguaje, de hecho, se puede concluir que "las diferencias estructurales son muy significativas”

 

¿Y tú?

 

Por lo tanto, hemos visto cómo el aprendizaje y adquisición de un segundo idioma influye muy positivamente en el desarrollo del cerebro desde la más tierna infancia hasta la senectud y cómo hablar más de un idioma potencia la plasticidad del cerebro e incluso retrasa su envejecimiento.

 

Sin embargo, si tú eres de los que lo intentan y aun así no consiguen los resultados esperados, es importante que sepas que si bien es cierto que la maleabilidad cerebral es un factor muy importante a la hora de aprender un idioma de forma eficaz y teniendo en cuenta que dicha maleabilidad viene determinada en muchas ocasiones por factores genéticos, debemos remarcar que no hay excusas para seguir intentando optimizar al máximo nuestro aprendizaje, de hecho el intentar aprender un idioma desde varias metodologías ayuda a abrir nuevas vías de memoria y ofrece resultados muy positivos para el que está aprendiendo.

 

No haber empezado a aprender un segundo idioma desde pequeño o pensar que no tienes habilidad para los idiomas, no pueden servirte de excusa para dejar de lado tu aprendizaje. Aquí tienes alguna de las razones por las que en ocasiones no se avanza a la hora de aprender un segundo idioma:

 

1    NO INVIERTES EL TIEMPO SUFICIENTE: Mejorar en el aprendizaje y manejo de un nuevo idioma, requiere tiempo. Para mejorar es imprescindible invertir como mínimo una hora diaria a su práctica. Si eres de los que está muy ocupado, queremos animarte diciendo que si solo consigues diez minutos para practicar, al menos diez minutos es más que nada.

 

2    ERES MUY PASIVO/A: El aprendizaje de un nuevo idioma requiere de una estrategia activa. Hablar en el nuevo idioma es una forma activa de aprendizaje.

 

3    NO REPASAS: Debes repasar lo que estás aprendiendo antes de que se te olvide.

 

4   UTILIZAS DEMASIADO TU LENGUA NATIVA A LA HORA DE APRENDER UN SEGUNDO IDIOMA: Explicar lo aprendido en tu propio idioma, traducir los textos literalmente, utilizar las estructuras de tu idioma nativo para aplicarlas al nuevo aprendizaje no suele funcionar para mejorar el uso del nuevo idioma. Hay que hacer fuertes conexiones en la lengua que se está aprendiendo.

 

5   TE CENTRAS DEMASIADO EN LOS ERRORES: Centrarte en los errores cometidos solo te ayuda a sentirte inseguro y avergonzado lo que puede interferir en el avance de tu aprendizaje.

 

6  SABES DEMASIADO: Cuando sabes poco de un idioma es más fácil que avances más rápidamente mientras que cuanto más vas aprendiendo más lento vas.

 

Recuerda que aprender un idioma es un proceso lento que además debe ocupar muchas parcelas de tu vida… de esta forma, acabarás progresando sea cual sea tu edad y sea cual sea tu habilidad para su aprendizaje.

 

 

Midleton School Blog

Añadir nuevo comentario