14 JulÚltimas impresiones Westport 2017

Que lástima pero adiós…

¡Buenos días desde nuestra última semana en Westport!

Ya va quedando menos para que podáis abrazar a vuestros niños y niñas en el aeropuerto, pero hasta entonces les toca disfrutar un poco más de la magia Irlandesa.

La semana pasada os dejamos justo antes de emprender el viaje a Galway. El viernes por la tarde nos subimos en el autobús que nos llevaría a la ciudad. Tras dejar el equipaje en el albergue donde pasaríamos la noche nos decidimos a explorar la ciudad. Galway no es especialmente grande, pero sus calles están llenas de vida. Pudimos disfrutar de mercadillos, tiendas espectáculos callejeros… Tras un rato haciendo “shopping” nos dirigimos a cenar. Con el estómago lleno pasamos una velada viendo las carreras de galgos, donde los niños pudieron realizar algunas apuestas de pequeñas cantidades para poder vivir la experiencia al completo.

El sábado por la mañana tocó una sesión más prolongada de compras, después comimos en el McDonalds y vuelta para casa. Así los niños pasaron la tarde del sábado y el domingo entero con sus familias anfitrionas.

Durante el resto de la semana se siguió la dinámica de la semana pasada, clases por la mañana y actividades por la tarde.

El lunes era el último día en la rotación de 4 actividades para los alumnos, de esta forma todos han participado ya en todas las que había disponibles.

El martes fue un día divertido en el colegio, donde practicaron las canciones para el concierto que harían el jueves, vieron un espectáculo de magia, aprendieron a tocar la flauta de la mano de uno de los mejores flautistas del mundo ¡e incluso aprendieron algo de danza irlandesa! Un día completo sin duda.

El miércoles fue un día de decisiones. Pudieron elegir entre hacer un viaje de compras a Castlebar, montar a caballo, una caza del tesoro por la ciudad, una carrera de 5km (con premio incluido), una clase de maquillaje, cine o torneo de fútbol. Aunque la participación de nuestros estudiantes se concentró sobre todo en montar a caballo y el torneo de fútbol.

Finalmente llegó el jueves, el ansiado día del concierto. Cada nacionalidad tenía preparada una canción (una de los italianos, otra por parte de los franceses y otra de los españoles). Cada una de ellas se cantó en el teatro local, con música en directo. Además de algunas canciones más que habían preparado en clase, y música y danza tradicional irlandesa.

Y así cada día queda menos, el viernes será ya el último día de clases, el sábado se hará una excursión (si el tiempo lo permite) y el domingo nos tocará un día entero de viaje. Pero la experiencia habrá merecido la pena. Todos nos lo hemos pasado genial, han mejorado su inglés y han conocido otras culturas y ese bagaje no tiene precio.

¡Nos vemos enseguida en Madrid!

Adrián y Nuria, 

 

Midleton School Blog

Añadir nuevo comentario