15 JulÚltimas Impresiones Dublín Residencial

¡Hola a todos!

 

¿Cómo estáis? Supongo que estaréis felices porque mañana, por fin, vais a abrazar de nuevo a vuestros niños y niñas. Por aquí, aunque sigue habiendo el mismo ambiente positivo, lo cierto es que se nota que la experiencia está llegando a su fin. Les da mucha pena marcharse de aquí y separarse de sus amigos; veo muchas muestras de cariño entre ellos, me da la impresión de que mañana va a ser un día duro... hasta que los abracéis, ¡por supuesto!

Por última vez en este viaje, os cuento lo que hemos hecho estos días: tal y como os comenté en la anterior entrada, el viernes por la tarde fuimos a Malahide. El tiempo acompañó y pasamos una estupenda tarde de playa en familia. No hubo ocasión de bañarnos, pero aún así, nos sentó fenomenal jugar con el balón en la arena y remojar los pies en la orilla. Cuando llegamos a la residencia, cenamos y nos pusimos (más) guapas/os para ir a la discoteca que nos habían montado en NCI.

El sábado fuimos a la cárcel de Wicklow y Glendalough. La primera parada del viaje consistía en la visita a un museo que representa una cárcel del siglo XVIII. Allí vimos cómo eran las celdas y lo que hacían con los presos de la época. La segunda parada fue en un parque natural que albergaba unos paisajes impresionantes y las ruinas de un monasterio del siglo VI. Hicimos un poco de senderismo por la zona hasta que llegó la hora de volver a casa a cenar. Por la noche, hicimos unos juegos sobre cultura irlandesa y nos despedimos de nuestros amigos turcos y de nuestras amigas croatas. El grifo se abrió y empezaron las lágrimas, que duraron hasta el día siguiente. Se habían hecho muy amigos y les dio mucha pena verlos marcharse.

El domingo era nuestro día libre, así que descansamos un poquito por la mañana y nos fuimos a comer a los jardines de Merrion Square, donde había un festival con puestos de comida, música y espectáculos de contorsionistas. Además, marcas conocidas regalaban muestras de productos, así que los chicos aprovecharon para recoger provisiones para la semana. Después dimos un paseo por el centro y volvimos a la residencia a descansar.

El lunes fue más lunes que nunca porque el grupo tuvo doble sesión de clases. Debo decir que aguantaron el tirón como unos campeones, así que como premio les di tiempo libre después de cenar. La verdad es que se habían ganado el descanso.

El martes cambiamos la rutina de las 2 semanas anteriores. Estos días, en vez de tener clase por la mañana y excursión por la tarde, fue al revés, es decir, excursión por la mañana y clases por la tarde. Por la mañana, fuimos a Croke Park, el estadio de fútbol gaélico de la ciudad. Aprendimos cómo se juega este deporte y vimos curiosidades sobre este estadio.

Ayer, miércoles, hicimos deporte por la mañana. Los chavales pudieron elegir entre fútbol, baloncesto, volleyball, yoga y baile. Por la noche, después de cenar, tuvimos una sesión de música en directo. Un grupo irlandés tocó canciones conocidas de grupos como U2 y música tradicional del país. Al final del concierto, hubo sesión de baile incluida. Estuvo muy bien, no nos aburrimos en ningún momento.

Esta mañana hemos hecho una competición fotográfica en el jardín botánico en la que los chicos tenían que encontrar diferentes plantas y hacerse fotos con ellas. Al igual que en las ocasiones anteriores, el grupo ahora está en clase. Después, durante la cena, alguien del grupo se llevará una sorpresa de precumpleaños, pero no voy a decir quién, tiene que ser un secreto. Esta noche tienen un concurso de talentos en el que mostrarán sus habilidades como cantantes. No os preocupéis, habrá vídeos y fotos de todas las actuaciones y celebraciones.

En fin, ya no queda nada para vernos en Barajas. Ahora sólo queda aprovechar al máximo nuestras últimas horas en la ciudad. Si mañana veis al grupo triste, no os preocupéis, es buena señal. Además, estaréis vosotros para achucharlos y consolarlos.

¡Un besazo muy fuerte de parte de todos!

Midleton School Blog

Añadir nuevo comentario