14 Jul4ª semana Inmersión

¡¡Buenos días a todos!!

Algunos de nuestros chicos del Programa de Inmersión están apurando sus últimos días en Irlanda con emociones contrapuestas. Por un lado con ganas de volver a casa para contaros en persona todas las vivencias que han experimentado durante estas semanas y por otro, con algo de nostalgia porque termina su aventura irlandesa.

Esta semana se han incorporado en Duncannon, dos nuevos participantes en el programa, ¡los dos se llaman David! Están experimentando los primeros días de adaptación a las familias y el entorno pero de momento lo están haciendo fenomenal. Empiezan a disfrutar de las actividades con sus familias de acogida, sobre todo los deportes.

El resto de los chicos siguen compartiendo actividades con sus respectivas familias. Andrea y Juan han tenido un día “marinero”. Fueron al barco del abuelo de sus familias, quien les mostró algunos conocimientos sobre “la mar”. Irene ha ido a montar a caballo por segunda vez, ¡es ya toda una experta jinete!

Nuestra actividad semanal este miércoles ha sido un poco “terrorífica”. Por la mañana visitamos el faro del Cabo de Hook, el faro más antiguo en Irlanda, y uno de los más antiguos de Europa aún en funcionamiento. En el siglo V, San Dubhán estableció un primitivo faro en el cabo como advertencia para los marineros. Después de su muerte, los monjes mantuvieron la almenara durante otros seis siglos. Entre 1170 y 1184 los normandos construyeron el actual faro. Hemos conocido las entrañas del faro, donde los monjes estuvieron una temporada y hemos podido apreciar en la parte de arriba las magníficas vistas de la bahía. Antes del almuerzo hemos disfrutado de un improvisado partido de rugby, en el que nos hemos reído tanto que ya ni nos hemos acordado de qué equipo ha ganado.

Pero por la tarde ha sido cuando se ha puesto a prueba la valentía de nuestros chicos, al visitar Loftus Hall, una mansión aparentemente encantada. Dice la leyenda que en 1666 la familia Tottenham se encontraba en la mansión y una noche de tormenta llegó un desconocido, que se hizo muy amigo de Anna, la hija de la familia. Ésta descubrió que el desconocido tenía una pezuña y cuando fue a decírselo el desconocido se esfumó por un agujero en el techo. Desde entonces se dice que la joven fue hechizada por el demonio y que el resto de sus días vivió encerrada en su habitación esperando a que el desconocido regresara. Una historia que nos ha tenido a todos un poco en tensión hasta que hemos terminado la visita. Todo un día de emociones…

Algunos de nuestros chicos se despiden ya de nosotros pero otros se quedan unos días más para seguir conociendo la cultura, costumbres e historia de Irlanda.

Os daremos todos los detalles de estos últimos días en nuestro siguiente post!

Midleton School Blog

Añadir nuevo comentario